"Mi" MONT BLANC (Preámbulo)

Rutas y actividades en Picos de Europa y entorno. Sólo actividades. Para preguntas e información, dirigirse al foro general "PICOS DE EUROPA".
Reglas del Foro
Este foro, es exclusivo para publicar reportajes. Para hacer preguntas o informar sobre el tema, utilice el foro general "Picos de Europa".
No se admiten actividades que sean un link a otra dirección distinta a Foropicos o Picoseuropa, a menos que sean un complemento del publicado aquí (y no al revés).
Aquí tiene las normativas generales. Por favor, respételas y entre todos conseguiremos un foro mejor organizado. Muchas gracias.
Responder
Avatar de Usuario
Pepe García
Mensajes: 9064
Registrado: Mié Nov 30, 2005 11:38 pm
Ubicación: Asturianu en Valladolid

"Mi" MONT BLANC (Preámbulo)

Mensaje por Pepe García » Mié Oct 10, 2007 1:14 pm

En realidad, debería decir "nuestro" Mont Blanc, ya que lo hicimos “nuestro” un grupo bastante numeroso (en una “expedición pesada”).
Con lo de “mi” trato de resaltar que una montaña es distinta para cada quién que la suba (cada uno tiene su particular relación personal con la montaña). Incluso la misma montaña es distinta para uno mismo en diferentes veces que la suba (ya se sabe también que “nadie se baña dos veces en el mismo río”).

Este preámbulo va a ser para tratar de explicar por qué hago este relato (tantas veces repetido) y que, más o menos, es para:
- Poner una actividad algo más actual mientras descansa un poco el “abuelo”.
- Hacer ver, a los que aún no hayan tenido la suerte de auparse a la cima del Mont Blanc, que es un sueño realizable, viendo cómo un montañero normal lo hizo y qué camino lo llevó hasta allá.
- Dejar claro que, a pesar de lo machacado y masificado que está, el Mont Blanc sigue siendo algo muy grande (en todos los sentidos) y especial, a donde sigue mereciendo bien la pena ir.
- Dar las gracias y dedicarlo a mis compañeros de “cordada” (entre ellos, mi hijo), tanto a los que estuvieron físicamente allí, como a todos los que han ido acompañándome en las montañas y que, de alguna manera, estuvieron también allí.
- Dar las gracias y dedicarlo a mi mujer, que siempre ha ido alentando y apoyando mis sueños (e incluso, en algún caso, sugiriéndomelos directamente).
- Escribírmelo para mi mismo, para ayudarme a fijar los recuerdos.

El Mont Blanc era algo en lo que llevaba pensando desde hacía tiempo, pero era un posible objetivo algo difuso y no muy concreto. De todas formas, iba recopilando toda la información que podía sobre él (y leyendo a Rébuffat).
Quizá empecé a verlo más cercano y real cuando lo subió Vidal (no recuerdo en qué año) y me lo contó.

Poco a poco se fueron perfilando la idea y los compañeros. El primero fue Pedro Aguilar, bejarano, amigo y compañero de muchas carreras y montañas. Otro que mostró enseguida mucho interés fue Patxi Itoiz (lo mismo que Pedro, cambiando “bejarano” por “navarro”).

Después de ir hablándolo durante cierto tiempo, la posible fecha fue concretándose para Agosto del 2001.

El año anterior (el 2000) había empezado trayéndome los Reyes, irresponsablemente, el libro de “Los Techos de España”. Y digo “irresponsablemente” porque, conociéndome, tenían que haber sabido que eso iba a desencadenar un peregrinaje durante varios años por las montañas de España, empezando por el más cercano (y desconocido para mi hasta entonces): el de Valladolid, que, aunque sea uno de los más bajos, no tiene por qué ser feo:

Imagen

Imagen

Imagen

aunque sí que es ¡muy plano!:

Imagen

El año siguió “firmando” Patxi su participación definitiva sobre un mapa del Mont Blanc

Imagen

durante unas Jornadas de la Matanza en el Burgo de Osma, ante varios veteranos sherpas de Vitoria como testigos:

Imagen

El grupo de tres se concretó con otros tres más:

Manolo Aguilar, otro Bejarano, hermano de Pedro, montañero muy potente y con mucha “ambición de cima” (con ellos dos había subido, por San Juan del año anterior, aprovechando el día más largo del año, Curavacas, Peña Prieta y Espigüete seguidos):

Imagen

y con los dos más jóvenes de la “cordada”: un hijo de Pedro, que se llama Pedro también (experto esquiador), y mi hijo, Miguel Ángel (que hacía ciclismo de competición, en categoría juvenil, por entonces).

Como desde que decidimos ir hasta que llegó el día había tiempo por delante, nos fuimos equipando poco a poco: Chaquetas impermeables, buenos forros, pantalones, mochilas, botas, frontales, ... (“hierros” ya teníamos).
Yo estrené mis botas de suela rígida un día que hice seguidos el Pico del Lobo y el San Millán y, con el roce, se me pelaron los dos talones de los pies:

Imagen

Como entrenamiento, fuimos haciendo una serie de cosas (procurando que tuvieran nieve): Mesa de los Tres Reyes, Almanzor + Galana, Mulhacén (de paso iban cayendo techos), ...:

Imagen

Aprovechando un viaje de trabajo a Francia, ya en la Semana Santa del 2001, al que me acompañaron mi mujer y mi hijo, subimos en bici el Alpe d’Huez (otro sueño que estaba pendiente):

Imagen

Imagen

que, aunque no tiene las pendientes del Angliru,

Imagen

desde luego es un puerto mítico, con sus 21 (creo) curvas, cada una con el nombre de un ganador en su cima (en la 10, el de Federico Echave):

Imagen

También nos acercamos a echar un vistazo al Galibier (que tiene prácticamente la misma altura que Torrecerredo), pero, por razones evidentes, lo desechamos:

Imagen

En ese mismo viaje nos acercamos hasta Chamonix para ir “palpando” aquello por primera vez.
El Mont Blanc no se nos quiso mostrar, pero sí que vimos a Balmat y Saussure (creo que Paccard no está) señalar hacia él

Imagen

Imagen

y presentimos enormidades por encima del Glaciar de Bossons, que parecía bajar de las nubes (la verdad es que a mi me impresionó un poco). El teleférico de la Aiguille du Midi estaba cerrado por mal tiempo.
Conocimos la mítica Maison de la Montagne (por donde parecían andar todavía los espíritus de Rébuffat, Terray, Lachenal, ...), a la que habría que acudir después muchas veces para ver las previsiones de la Meteo:

Imagen

También hicimos, poco antes de la partida y ya sin nieve, el recorrido Valle de la Barranca, Bola del Mundo, Puerto de Cotos, Peñalara, Cerro de los Claveles, Laguna de los Pájaros, Puerto de Cotos, Bola del Mundo, Maliciosa, Valle de la Barranca.

Nunca hemos sido montañeros “de cuerda” y, antes de ir, había que equiparse también y aprender los rudimentos de su empleo. Compramos algún arnés, pero la ayuda principal nos vino de Vidal, que nos suministró cuerdas, varios arneses, mosquetones y, sobre todo, clases prácticas de uso (gracias otra vez, Vidal).

Ese año 2001, hacia el final de la primavera, también ocurrió algo natural pero muy triste: nos dejó mi padre que hasta sus 94 años siempre le gustó andar y nunca perdió la capacidad para sorprenderse.
Pensé que, cuando subiera (si subía) a la cima del Mont Blanc, suponiendo un hipotético Cielo “arriba”, estaría más cerca de él.
Siempre que me acuerdo del Mont Blanc me acuerdo también de él.
Estas fueron sus últimas uvas:

Imagen

Faltando más o menos un mes, reservamos dos apartamentos en Chamonix (ïbamos a ir doce personas: los seis montañeros más las mujeres de Pedro, Patxi y mía, dos hijos de Patxi y otro hijo de Pedro) y llamamos al refugio de Gouter para reservar plaza el día previsto.
Llevábamos una planificación copiada de unos viajes que ofrecían Juanito Oyarzábal (cuando era menos famoso) y Alberto Cerain en Vitoria para llevar a clientes al Mont Blanc y que consistía en:

Día 1: Viaje a Chamonix
Día 2: En Chamonix.
Día 3: Subida al Mont Blanc de Tacul para aclimatar
Día 4: En Chamonix
Día 5: Subida al refugio de Gouter
Día 6: Cima del Mont Blanc y bajada a Chamonix
Día 7: En Chamonix
Día 8: Viaje de vuelta a España

La primera en la frente nos la llevamos al decirnos en Gouter que no quedaban plazas libres para todo Agosto. Después, ya allí, nos dimos cuenta que, de todas formas, habría servido de poco la reserva porque el Mont Blanc se iba a encargar de ponernos en nuestro sitio y decirnos si podíamos subir o no y qué día.

Compramos un montón de comida y demás materias “de casa”, muy bien organizado todo por nuestras mujeres, y nos dispusimos a salir hacia Chamonix el día 4 de Agosto de 2001, dos coches desde Valladolid (con la familia Aguilar y la mía) y otro desde Vitoria (con la familia de Patxi), desde donde iríamos todos juntos.

¡Y por fin llegó el día! ¡Nos íbamos al Mont Blanc!

Imagen

Continúa en:
http://www.foropicos.net/viewtopic.php?t=15143
Última edición por Pepe García el Mar Oct 23, 2007 7:53 am, editado 2 veces en total.

Avatar de Usuario
hijedo
Mensajes: 424
Registrado: Mié Mar 08, 2006 11:49 am
Ubicación: Santander

Mensaje por hijedo » Mié Oct 10, 2007 4:53 pm

Espero ansioso la continuación...
"Al río que todo lo arranca todos lo llaman violento, pero nadie llama violento al lecho que lo oprime." (Bertolt Brecht)

Avatar de Usuario
Mu
Mensajes: 1617
Registrado: Mar Mar 21, 2006 7:55 pm
Ubicación: De Madrid A Burgos.
Contactar:

Mensaje por Mu » Mié Oct 10, 2007 7:45 pm

Arrancaaaa... Maeztro!
Vereis llanuras bélicas y páramos de asceta.
- no fue por estos campos el bíblico jardín -

http://www.hinojal.arrakis.es

Avatar de Usuario
torres
Mensajes: 394
Registrado: Sab May 27, 2006 11:20 am
Ubicación: XIXON-ASTURIES
Contactar:

Mensaje por torres » Mié Oct 10, 2007 8:00 pm

Pepe, no puedo contener la emoción.................
Esi maillot, ASTURIES PARAISU NATURAL, :cry: :cry:
Eso ye facer patria.
:D Gracies. :wink:
" En ellos desearíamos vivir y morir, pero esto último en Ordiales, en el Reino encantado de Los Rebecos y Las Águilas "
http://torrestoneo.spaces.live.com/
http://picasaweb.google.es/Porrubolu

vianero
Mensajes: 200
Registrado: Sab Jun 02, 2007 5:55 am

El Monte Blanco de Pepe

Mensaje por vianero » Jue Oct 11, 2007 6:49 am

Por sentirme aludido te mando un fuerte abrazo y te animo a seguir mojando la madalena en el té y a ofrecernos gozos sublimes con tus destilados de néctar y ambrosías de los dioses montaraces.

A cambio un regalo florido:
http://www.flickr.com/photos/wasilka/se ... 214567225/

Responder

Volver a “REPORTAJES DE ACTIVIDADES EN PICOS”