Primera al Picu Urriellu

Rutas y actividades en Picos de Europa y entorno. Sólo actividades. Para preguntas e información, dirigirse al foro general "PICOS DE EUROPA".
Reglas del Foro
Este foro, es exclusivo para publicar reportajes. Para hacer preguntas o informar sobre el tema, utilice el foro general "Picos de Europa".
No se admiten actividades que sean un link a otra dirección distinta a Foropicos o Picoseuropa, a menos que sean un complemento del publicado aquí (y no al revés).
Aquí tiene las normativas generales. Por favor, respételas y entre todos conseguiremos un foro mejor organizado. Muchas gracias.
Avatar de Usuario
Pepe García
Mensajes: 9280
Registrado: Mié Nov 30, 2005 11:38 pm
Ubicación: Asturianu en Valladolid

Primera al Picu Urriellu

Mensaje por Pepe García » Mié Abr 04, 2007 8:12 pm

Hola, foreros.
Hace poco os propuse que contáramos la primera vez que fuimos a Los Picos, y han salido relatos y casos muy curiosos. Ahora me gustaría pediros que contarais la primera vez que subisteis a ese gran símbolo de Los Picos de Europa y del montañismo español: ¡EL PICU URRIELLU o NARANJO DE BULNES! (creo haber leído alguna vez a Paco Ballesteros que las dos denominaciones son correctas). Sería bonito ver fotos, pero, sobre todo, puede ser interesante hablar de las sensaciones y emociones sentidas.

Si os parece, empiezo yo.

Os decía hablar de la primera al Picu, pero, en mi caso, debería decir la primera y la última, ya que he subido sólo una vez y no creo que me vuelvan a ver por la cima (no porque no me haya gustado, todo lo contrario, sino por lo que explico a continuación).
La primera vez que toqué físicamente al Picu fue en el 78, durante mi primera travesía del Macizo Central. Subimos desde el refugio hasta el pie de la Cara Oeste y, por hacer un poco el tonto, me colgué de él. Ni soñando imaginaba que iba a escalarlo algún día. Por supuesto estaba empapado de lecturas de sus historias míticas (comenzando con la de Pidal y la del Cainejo) y me tenía fascinado desde hacía tiempo.

Imagen

Siempre he sido más “montañero” que “escalador”, y el Naranjo estaba claramente por encima de mis posibilidades.
Cuando empezamos (mis amigos y yo) a subir cumbres de Los Picos de Europa, nos hicimos con la “Guía de los 3 Macizos” de Adrados en cuanto salió (1.980), y con ella (que nos vino muy muy bien) constatamos que nuestro límite andaba por el PD, en general, con algún paso de III (nivel con el que, afortunadamente, se podía subir a la mayoría de las cimas), es decir, más o menos todo aquello que se puede escalar sin cuerda, en cuyo uso éramos (y yo aún soy) bastante legos (alguna práctica de rappel y poco más). De hecho, para subir el Mont- Blanc, Vidal tuvo que prestarnos material y darnos unos cursillos acelerados de encordamiento (gracias otra vez, Vidal).
Con esta situación de partida, estamos en Agosto del 85. Por entonces había subido varias de las cumbres más representativas de Los Picos: Torrecerredo, Llambrión, Peña Vieja, Torre de Santa María (Peña Santa “caería” aún varios años más tarde), ... Andaba por Asturias de vacaciones y acababa de darme una vuelta muy satisfactoria de un par de días por Los Picos, con compañeros del pueblo. Habíamos subido al Collado Jermoso, hecho El Llambrión (para mi, por segunda o tercera vez), Diego Mella y La Palanca y habíamos disfrutado del refugio y de las puestas de Sol por Peña Santa. Entonces recibí una llamada telefónica de mi hermano Manolo preguntándome a bocajarro si quería subir al Naranjo. Mi hermano trabajaba de bombero en Santander (ahora es responsable de los parques de bomberos provinciales de Cantabria), sabía que yo era un fanático de Los Picos, había recibido la oferta de un compañero, experto escalador, y me proponía acompañarles. Con una mezcla de miedo y emoción ¡acepté!, ¿qué otra cosa podía hacer?. Nos citamos un día concreto en La Vega de Urriello, él iría desde Santander con el experto, Chano, y otros dos compañeros, Javi y Cacho, y yo iría desde mi pueblo con mi mujer (que me acompañaría hasta La Vega de Urriello). Recuerdo que, al Pasar por Panes, compré una postal de la Cara Sur del Picu (aún la conservo) y mi miedo fue en aumento. ¿Cómo iba a subir yo por aquella pared?:

Imagen

Como por entonces no estaba "arreglado" el paso desde Pandébano, la forma más rápida de llegar a la Vega de Urriello era por Fuente Dé (con el teleférico) y Horcados Rojos.
Mi mujer pasando por Horcados Rojos con el Tesorero detrás:

Imagen

Llegando a la Vega de Urriello:

Imagen

Nos reunimos con el resto y pasamos la noche en el refugio. Casi no pegué ojo por los nervios.
A la mañana siguiente, tempranito, subimos por la Canal de la Celada hasta la Cara Sur. Yo ya la conocía de haber subido a echarle un vistazo, y fotografiarla, unos años atrás. Mi mujer nos acompañó para quedar esperándonos, pacientemente, junto al Jou Tras el Picu, siguiendo el espectáculo de las escaladas de ese día.
La vía prevista, en principio, era la Normal: La Directa de los Martínez.
Como éramos cinco y sólo había un primero de cuerda, Chano, la cosa se planteó de la siguiente forma: Chano subiría una primera vez con dos segundos (dos cabos de cuerda), que seríamos mi hermano y yo, bajaría y repetiría la operación con Javi y Cacho. Las dos escaladas se iban a hacer (yo no tenía ni idea, lo vi después) en tres largos de 60 m. (creo).

Comenzando con la parafernalia de las cuerdas, el experto, Chano, y mi hermano Manolo:

Imagen

Comienzo del primer largo. Chano arriba y mi hermano asegurando:

Imagen

Aquí, que fue para mi el punto clave de la escalada, hay que contar algunas cosillas:
Resulta que, como Chano debía estar harto de subir al Picu por la Normal, decidió atacar el primer largo subiendo directamente por la vertical de la vía, algo más a la derecha de donde ésta se inicia, para divertirse. El resultado fue que, cuando me tocó a mi subir por allí (yo era el primero de los dos segundos, mi hermano cerraba la cordada), después de bastantes metros, llegué a un sitio donde tenía lo justo para apoyar las puntas de los dos pies y también lo justo para sujetarme con las dos manos. Estaba allí trabado y trincado a la piedra como una lapa (creo que en un momento dado incluso me empezó el tembleque típico nervioso en uno de los pies) cuando pasó por mi lado rapelando Tito, el guarda del refugio, y me dijo que me separara de la pared. Yo saber ya sabía que la posición adecuada y elegante del escalador es echar el cuerpo hacia atrás y levantar la cabeza para ver la siguiente presa (ya se lo había leído a Rebuffat), pero por otra parte también sabía que mientras me mantuviera trincado a la piedra no me iba a caer. Y a continuación Tito, dirigiéndose a Chano, que estaba esperando en la primera reunión, le dijo: “es que les has metido por una vía muy potente”. Esta frase, que se me quedó grabada para siempre, descubrió el truco de la variante que había hecho Chano. Yo tenía la salida de aquel paso aproximadamente un metro más arriba de adonde me llegaban las manos y en un momento dado todo ocurrió muy rápidamente: solté una mano, me desequilibré, giré sobre mi mismo y me quedé un instante colgando de la cuerda. Cuando volví a estar de cara a la pared me agarré como una fiera a todos los sitios posibles (supongo que incluso a la propia cuerda) y salí, no sé ni cómo, por arriba. Al llegar a la reunión no podía cerrar los puños de la tensión que tenía en las manos. De modo que, reflexionado sobre ello, pienso que quizá no se me pueda homologar la ascensión, ya que técnicamente “me maté” (¿me creeríais si os digo que me da igual lo de la "homologación"?). Cuando le comenté a Chano que me había agarrado a la cuerda, él me dijo, con cierta desilusión, algo parecido a lo siguiente: “Ah, ¿tocaste hierro?” (no estoy muy seguro de que fuera exactamente así la frase). De todas formas, leyendo lo que cuenta Fontán de Negrín en el libro “En Los Picos de Europa” sobre cómo tiró de ellos con la Cuerda el Cainejo para intentar izarlos a la cima, sin conseguirlo, se me quitan todos los pequeños restos de escrúpulos. A partir de ese problema en el primer largo (la parte que más vívidamente recuerdo), del que comprenderéis que no tenga fotos, fue todo ya como una seda.
Mi hermano superó el paso sin problemas, no en vano había sido de pequeño una estrella en coger nidos de árboles en sitios imposibles. Tampoco he sido yo manco subiéndome a los árboles (los de mi pueblo, de pequeños, éramos todos arborícolas), pero en lo de los nidos era sólo su ayudante.

Mi hermano saliendo a la reunión:

Imagen

Chano, creo que iniciando el segundo largo, donde hay una laja bastante fácil. Se ven las dos cuerdas. La roja era la mía y recuerdo que, cuando me tocaba a mi subir, me preocupaba que se quedara floja y le gritaba continuamente a Chano: “¡Tensa roja!”:

Imagen

Mi hermano, con un aire de guerrillero cubano, asegurando:

Imagen

Yo afanándome en el tercer, y último, largo. Arriba, Chano en la reunión. Se pueden apreciar varias cosas: mi estilo “lapa”, sangre en un codo (me lijé los dos bien) y unas zapatillas colgadas en la cintura. Lo de las zapatillas se debe a que sólo había unos pies de gato para compartir entre mi hermano y yo. Cuando yo llegaba a la reunión, me cambiaba y se los descolgábamos con la cuerda a mi hermano:

Imagen

Terminando el tercer largo, con un estilo un poco más airoso:

Imagen

Mi hermano saliendo del tercer largo con Chano como maestro de ceremonias:

Imagen

A partir de ahí, mi hermano y yo seguimos sin problemas hasta la cima, mientras Chano volvía a bajar a por los otros dos.

Y ¡en la cima del Picu Urriellu!. Un ni siquiera sueño hecho realidad:

Imagen

Eran aproximadamente las 12 h. del día 22-08-1985, un día histórico, aunque no salga en los libros.

Imagen

Sobre la foto en la que está mi hermano, hay que contar que, tal como se ve la cantimplora, ahí se quedó. Mi hermano se dio cuenta del olvido al volver a la Vega de Urriello y decía: “voy un en un momentín a por la cantimplora”.

Al haber subido en la primera cordada, tuvimos la suerte de disfrutar bastante tiempo de la cima, hasta que subieran los de la segunda. Chano no se molestó en subir hasta arriba (lo tenía ya muy visto). Se quedó esperándonos en la última reunión, preparando la bajada.

Apareciendo por la cresta Javi y Cacho:

Imagen

Más fotos de cima:

Imagen

Imagen

Y vamos con la bajada (como sabéis, una montaña “no es tuya” hasta que no has bajado de ella).
Haciendo cola en el inicio del primer rappel:

Imagen

Rapelando:

Imagen

Imagen

Sobre la bajada, se me han quedado especialmente algunos recuerdos:
En una de las reuniones de la subida, pisé un poco la cuerda y Chano me abroncó (con razón) diciéndome que se podía hacer un corte en la cuerda (contra alguna arista de la piedra) y romperse después al rapelar. De modo que, cuando estaba a ello, lo primero que hice fue acordarme con inquietud de lo que me había dicho. ¿Habría alguna pequeña rotura en la cuerda de la que estaba colgando?.
Otro recuerdo es que, al mirar hacia abajo durante el primer rappel, para desenredar un poco la cuerda y llevar la buena dirección, me dio la dimensión real de la pared el ver 60 m. más abajo, en la reunión, diminutos, a dos de mis compañeros que habían rapelado antes.
Durante la bajada se fue echando un poco de niebla, que no vino mal para, como decía El Cainejo, “quitar el asombro que daba mirar hacia abajo”.

El último rappel (yo ya “con los pies en el suelo”):

Imagen

Cuando toqué el suelo pegué un par de berridos salvajes de satisfacción (y de alivio). Como (salvando las distancias) Pidal, que dice: “... entoné el más formidable hurra que dí en los días de mi vida”. Hubo dos diferencias: Pidal lo hizo al llegar a la cima y yo cuando llegué abajo, y Pidal dio un “hurra” (mucho más fino que yo, al fin y al cabo era un aristócrata).
Al llegar a la Vega de Urriello, mi mujer y yo nos despedimos del resto del grupo, que tenían prisa para coger el teleférico y volver a Santander el mismo día. Nosotros dudábamos entre quedarnos en La Vega de Urriello o volver, con menos prisa, y pasar la noche en Cabaña Verónica o en El Cable. Nos inclinamos por lo segundo.

Foto final en la Vega de Urriello:

Imagen

A partir de aquí empezaron a ocurrir cosas: subimos Horcados Rojos con niebla y llegamos a Cabaña Verónica comenzando a lloviznar y a anochecer. Decidimos pedir posada en Cabaña Verónica, pero estaba hasta los topes y nos aconsejaron seguir bajando hasta El Cable. Según bajábamos, lo que era llovizna se fue convirtiendo en lluvia fuerte y lo que era ir anocheciendo, en una de las noches más negras que he conocido. No llevábamos linterna, así que (a pesar de lo sencillo que es el camino) cuando llegó un momento en que ya no veíamos NADA, decidí que lo más razonable era vivaquear hasta que pudiéramos ver algo. Nos arrimamos contra la parte de arriba del camino, metí a mi mujer en los dos sacos (uno dentro de otro), yo me puse dos chubasqueros (no existían ni los forros polares ni el Goretex) y me senté en posición fetal. La noche se hizo bastante larga, lloviendo sin parar pero, afortunadamente, sin frío. Lo curioso fue que, al amanecer, vimos el tejado de El Cable bastante cerca, pero no me arrepiento de habernos parado.

El campamento por la mañana:

Imagen

Cogimos el primer teleférico de bajada, con aspecto de veteranos de guerra (ni nos cobraron) y nos fuimos directamente al bonito Hotel del Oso. Allí yo “me bañé” en el lavabo de los servicios y desayunamos como señores en la terraza. ¡Qué contraste con el alojamiento!.
Después nos comimos unos bocatas de jamón en Unquera. ¡Qué bien sabe todo después de bajar de la montaña!:

Imagen

En la foto, saqué el cartel que señala a la zona en la que dicen que viven las gentes mejor alimentadas de España, porque “viven entre panes y potes”.

Para redondear el día, nuestra llegada al pueblo coincidió con el asado de unos corderos:

Imagen

bien regados con sidra:

Imagen

Resultaron tres días perfectos, de esos que, cuando los estás viviendo, te das cuenta (si estás atento) de que son excepcionales, de esos de los que dice Serrat que “de vez en cuando la vida toma conmigo café y me invita a salir con ella a escena ...”.

Otra anécdota fue que los del grupo de mi hermano llevaron desde Santander una fiambrera con pisto, que se debió estropear y les volvió del revés las tripas. Así que propusieron denominar a la vía que habíamos hecho como “La Directa de los Martínez”, con la variante en el primer largo de la vía “PISTO-85”.

Para mi fue un hito tan importante, al menos, como para Herzog subir al Annapurna. Soy bastante mitómano y el Naranjo representaba mucho. Ahora, cuando lo veo de lejos, lo veo con la íntima satisfacción de “haberlo hecho ya mío” (yo estuve allí arriba, me digo), pero siempre con un gran respeto hacia él.
Es curiosa la montaña que es capaz de dar satisfacción y emoción a montañeros de todos los niveles.

¡Venga, os toca!
Última edición por Pepe García el Vie Abr 06, 2007 7:14 am, editado 2 veces en total.

Nesi
Mensajes: 2048
Registrado: Mié Nov 06, 2002 1:17 pm
Contactar:

Re: PRIMERA AL PICU URRIELLU

Mensaje por Nesi » Mié Abr 04, 2007 8:30 pm

Pepe García escribió:[/img]

Aquí, que fue para mi el punto clave de la escalada, hay que contar algunas cosillas:
Resulta que, como Chano debía estar harto de subir al Picu por la Normal, decidió atacar el primer largo subiendo directamente por la vertical de la vía, algo más a la derecha de donde ésta se inicia, para divertirse. El resultado fue que, cuando me tocó a mi subir por allí (yo era el primero de los dos segundos, mi hermano cerraba la cordada), después de bastantes metros, llegué a un sitio donde tenía lo justo para apoyar las puntas de los dos pies y también lo justo para sujetarme con las dos manos. Estaba allí trabado y trincado a la piedra como una lapa (creo que en un momento dado incluso me empezó el tembleque típico nervioso en uno de los pies) cuando pasó por mi lado rapelando Tito, el guarda de refugio, y me dijo que me separara de la pared.
Imagen
Un poco más a la izquierda diría yo. :lol:
Un pequeño detalle Pepe :lol: :lol: :lol: Esa vía no es la directa de los Martínez !!!. Ese largo corresponde a "Invicto y Laureado" (6a) abierta por Tino Nuñez en el año 97 A partir del segundo largo ya se une con la Directa
_________________________________

Saludos.

Avatar de Usuario
Nandi
Mensajes: 2246
Registrado: Vie Abr 23, 2004 10:04 pm
Ubicación: Madrid

Mensaje por Nandi » Mié Abr 04, 2007 9:16 pm

Bueno, pués en este enlace ya en su día conté mi primera experiencia y mis sensaciones, muchos lo leyeron ya, para los que se han incorporado después..... :wink:
http://www.foropicos.net/viewtopic ... ight=jonat
Nunca digas de esta agua no beberé

Avatar de Usuario
Pepe García
Mensajes: 9280
Registrado: Mié Nov 30, 2005 11:38 pm
Ubicación: Asturianu en Valladolid

Mensaje por Pepe García » Jue Abr 05, 2007 10:25 am

Nesi, te agradezco tus aclaraciones, porque seguramente conoces la Cara Sur (y el Picu) mucho mejor que yo, pero sigue pareciéndome que subimos directamente por la vertical que va a la primera reunión (haciéndolo en tres largos) y, por lo tanto, un poco por la derecha de la Directa, porque ésta, si no me equivoco, en el primer largo va un poco sesgada de izquierda a derecha. De todas formas, las fotos en las que mejor se ve por dónde lo hicimos son las dos primeras de la escalada (las dos anteriores a la que tu repetiste en tu mensaje). Y realmente, sí que me gustaría bastante saber cuál fue la vía y agradecería, a ti mismo o a cualquier otro que domine también el tema, que me lo confirmárais. Gracias.

Nandi, efectivamente no había visto tu relato porque veo que es de Agosto del 2005 y yo entré por primera vez al Foro en Diciembre de ese mismo año. Te agradezco que lo hayas vuelto a poner porque he reconocido en él las mismas emociones que sentí yo (además culminaste aquel exitoso periplo también con fiesta y sidra, ye lo que tien Asturies). Un saludo.

Avatar de Usuario
R4mmst3in
Mensajes: 39
Registrado: Mar Ene 09, 2007 12:21 pm
Ubicación: Valladolid
Contactar:

Mensaje por R4mmst3in » Jue Abr 05, 2007 3:49 pm

Impresionante tan ilustre relato. Que gran lectura me he pegado.
Gracias

Avatar de Usuario
Pepe García
Mensajes: 9280
Registrado: Mié Nov 30, 2005 11:38 pm
Ubicación: Asturianu en Valladolid

Mensaje por Pepe García » Jue Abr 05, 2007 5:17 pm

Gracias, R4mmst3in.
Aprovecho el volver a entrar aquí para tratar de remediar un olvido imperdonable en el relato: el agradecer a Chano el que me facilitara la subida por un día al Olimpo de los Dioses. Si alguna vez lees esto, ¡gracias, Chano!.

Nesi
Mensajes: 2048
Registrado: Mié Nov 06, 2002 1:17 pm
Contactar:

Mensaje por Nesi » Jue Abr 05, 2007 5:32 pm

Pepe sigo creyendo que entrasteis por lo que es la actual Soldados de Fortuna aunque con esa variante más directa.
Soldados se encuentra entre la Sur Directa y la Victor, que se ve claramente en vuestra foto.

Imagen

Te marco las tres vías
Imagen

Las misma foto sin las líneas
Imagen

Una foto del primer largo con una cordada en el Nicho (aprovecho para saludar a los cántabros :wink: )

Imagen

Por eso creo Pepe, que empezasteis por la actual Soldados ( previamente a esta apertura mucha gente ya seguía ese itinerario y para muestra vuestro botón) y en la actual segunda reunión de la sur directa ya cogisteis esta y en dos largos al anfiteatro. La catalogación sería 6a, lo que multiplica, si cabe, el mérito de vuestra ascensión.
_________________________________

Saludos.

Responder

Volver a “REPORTAJES DE ACTIVIDADES EN PICOS”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 13 invitados